CALDEN

Árbol de hojas caducas, espinoso, corpulento, de hasta 12 m de altura, con copa en forma de sombrilla, que puede alcanzar los 15 m de diámetro. Corteza pardo grisácea, muy rugosa, con hendiduras longitudinales y oblicuas. Ramas tortuosas y oscuras, con espinas dispuestas de a pares en los nudos. Flores muy pequeñas, de color amarillo verdoso, y se agrupan en racimos cilíndricos de 3,5 a 9 cm. de longitud (más largos que las hojas). Hojas bipinnaticompuestas, de color verde oscuro. Se parece a la hoja de algarrobo. El fruto es una vaina o chaucha achatada, carnosa, de 10 o 20 cm. de longitud con forma de S o C o como un sacacorchos muy estirado, de color amarillento con manchas violáceas, con artejos o “carocitos” que encierran las semillas, como porotitos duros de color castaño amarillento. Su sabor amargo no permite su uso en alimentación humana, aunque el ganado y la fauna silvestre lo aprovechan.

calden1
Aspectos Ecológicos y Paisajísticos

Prefiere suelos finos y limosos, profundos. No tolera la salinidad. Especie heliófila. Se lo puede encontrar en el sur de la Provincia de San Luis y Córdoba, en donde limitan con la Provincia de La Pampa donde existen los mayores caldenales. En estos forma asociaciones con el Algarrobo negro y el Chañar. Es una especie endémica de la Argentina. La madera del caldén es excelente para leña y carbón; para hacer postes, varillas, artesanías, para carpintería de obra, rural y fina; y para obtener tanino.

calden2